¡Me han invitado a una fiesta!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Me han invitado a una fiesta! Cerdita ha sido invitada a una fiesta por primera vez. Pero ¿qué se pondrá? Geraldo, el experto en fiestas, sabe exactamente cómo ayudarla, ¿o no?

¡Dormiré la siesta!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Dormiré la siesta! Geraldo está cansado y gruñón. ¿Soñará con Cerdita? ¿O ella no lo dejará soñar?

¿Quién es el Misterioso Lector?

Ardillas Ilimitadas son amigas peludas!
Ardillas Ilimitadas tienen finales mullidos!
Si puedes leer Elefante y Cerdita, aquí tienes nuestra recomendación:
¡Prueba ARDILLAS ILIMITADAS!

En ¿Quién es el Misterioso Lector? Zoom Ardilla pone a prueba un nuevo superpoder con la ayuda de un misterioso Misterioso Lector. Descubrirán las compañeras Ardillas quién es el verdadero Misterioso Lector? ¿Sabes tú más sobre la lectura que las Ardillas? ¡Lo sabrás cuando termine este libro!

¡He perdido un diente!

¡Ardillas Ilimitadas son amigas peludas!
¡Ardillas Ilimitadas tienen finales mullidos!
Si puedes leer Elefante y Cerdita, aquí tienes nuestra recomendación:
¡Prueba ARDILLAS ILIMITADAS!

En ¡He perdido un diente!, Zoom Ardilla perdió uno de los dientes de delante. ¡Las Ardillas se ponen en acción cuando descubren que el diente perdido es un diente bebito! ¿Sabes tú más de dientes que las Ardillas? ¡Lo sabrás cuando termine este libro!

¡Vamos a dar una vuelta!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Vamos a dar una vuelta! Geraldo y Cerdita quieren salir a pasear! Pero a veces los planes más elaborados de cerdos y elefantes pueden salir mal.

¡Escucha mi trompeta!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Escucha mi trompeta! Cerdita no puede esperar a tocar para Geraldo su nuevo instrumento. Pero ¿está ella lista para escuchar su reacción?

¿Puedo jugar yo también?

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo. 

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¿Puedo jugar yo también? Geraldo y Cerdita conocen a una nueva amiga, la Serpiente, que quiere jugar con ellos a la pelota. Pero ¿acaso no se necesitan brazos para jugar a la pelota?

¿Estás lista para jugar afuera?

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo. 

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¿Estás lista para jugar afuera? Cerdita no puede esperar a salir a jugar al sol. Pero ¿echará a perder la lluvia la gran diversión?

¡Tienes un pájaro en la cabeza!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Tienes un pájaro en la cabeza! Geraldo descubre que hay algo peor que tener un pájaro en la cabeza: ¡tener dos pájaros! ¿Podrá Cerdita ayudar a su mejor amigo?

¡Un tipo grande se llevó mi pelota!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Un tipo grande se llevó mi pelota! cuando un tipo grande se lleva su pelota, Cerdita está devastada. Geraldo también es grande . . . pero ¿lo suficiente como para ayudar a su mejor amiga?