¿Debo compartir mi helado?

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¿Debo compartir mi helado? Geraldo tiene que hacer una gran decisión. Pero ¿la hará a tiempo?

¡Esperar no es facil!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo. 

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Esperar no es fácil! Cerdita tiene una sorpresa para Geraldo. ¡Una gran sorpresa! ¿Será Geraldo capaz de esperar por una sorpresa?

¡Estamos en un libro!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Estamos en un libro! Geraldo y Cerdita descubren el placer de que los lean. Pero ¡¿qué va a pasar cuando se acabe el libro?!

¡Hoy volaré!

Geraldo es cuidadoso. Cerdita no lo es.
Cerdita no puede evitar sonreír. Geraldo sí puede.
Geraldo se preocupa para que Cerdita no tenga que hacerlo.

Geraldo y Cerdita son mejores amigos.

En ¡Hoy volaré! Cerdita quiere volar. Pero Geraldo sabe que no puede—o ¿sí puede?

¡No dejes que la Paloma conduzca el autobus!

Un libro al que por fin, ¡le puedes decir “no”!

Cuando el conductor del autobús se toma un descanso en su recorrido, un sorprendente voluntario aparece para ocupar su lugar… ¡una paloma! Tú nunca has conocido a alguien igual. Mientras la Paloma implora, adula, y suplica a lo largo de las páginas del libro, a los niños les encantará poder contestarle y decidir su destino.

El libro de Mo Willems, galardonado con el premio de Honor Caldecott, en su debut de libro ilustrado más vendido del New York Times, está disponible en español para ser disfrutado por un nuevo grupo de niños.